Blogs de Laplazadealfaz.com

Quitar humos del coche diésel.
Quitar humos del coche diésel.
Nota por admin » El 02 del 03 de 2020
Muchos diésel no consiguen superar la prueba de humos de la ITV. Si te toca pasar próximamente esta temida prueba para tu coche usado y tienes dudas, consulta nuestros sencillos consejos y llévalos a la práctica.

Muchos diésel no consiguen superar la prueba de humos de la ITV. Si te toca pasar próximamente esta temida prueba para tu coche usado y tienes dudas, consulta nuestros sencillos consejos y llévalos a la práctica.

Suele ser frecuente que algunos coches con motor turbodiésel que no son de última generación den problemas a la hora de pasar la prueba de gases en la ITV. Lo fundamental es que tu coche lleve un mantenimiento correcto, pues algo tan sencillo como un filtro de aire sucio puede dar muchos problemas a la hora de pasar la prueba de gases en la ITV.

Pero hay más cosas que puedes hacer, sobre todo si conduces mucho por ciudad o de forma muy tranquila en carretera -marchas largas y a baja velocidad-, un tipo de conducción eficiente, pero que acumula mucha carbonilla en el escape.

ITV desfavorable por gases diésel: cómo evitarlo

Es cierto que pasar la ITV suele robar tiempo y suponer un engorro para la mayoría de los conductores. Pero no tienes por qué tener problemas si has cuidado de tu coche con el Seguro de Coche MAPFRE, con las más amplias y completas coberturas del mercado. Y es que un vehículo es una inversión demasiado valiosa como para no mantenerla de la mejor forma.

Antes de ir a la ITV lo mejor es realizar un trayecto de unos 30 ó 40 km practicando una conducción algo más «alegre» en vez de una conducción ecológica. No se trata de ir «de carreras», sino de apurar un poco las marchas antes de cambiar a una superior.

Una vez en autopista, recorre unos cuantos kilómetros, por ejemplo utilizando tercera o cuarta velocidad, buscando que el motor gire entre 3.000 y 3.500 rpm. Descuida, pues no vas a dañar el motor incluso aunque te aproximes a su régimen máximo de giro, que en los diésel suele estar en 4.000 rpm.

Es muy importante que al llegar a la ITV el motor ya tenga temperatura. Y tampoco viene mal dar unos acelerones en parado antes de que lo examinen, sobre todo si has tenido que estar mucho tiempo esperando turno con el motor encendido.

Otra posibilidad si aun así tu coche da problemas por exceso de humos es utilizar aditivos de los que venden en las gasolineras. Pero ojo, no se te ocurra recurrir al antiguo truco de poner un poco de gasolina en el depósito, eso se hacía hace muchos años, cuando los motores diésel no tenían la electrónica ni los sistemas de descontaminación como los filtros de partículas que incluyen ahora. Podrías causar una avería grave en el sistema de inyección.

En cuanto a la prueba de humos en sí, la normativa contempla que sean los propios operarios de la ITV los que realicen la prueba, comprobando primero que el motor tiene la temperatura adecuada y que el nivel de aceite es correcto. Luego realizarán dos o tres aceleraciones en vacío, llevando el motor desde el ralentí a su corte de inyección.

Así que si te piden que bajes del vehículo para realizar ellos mismos la prueba has de saber que no puedes negarte. Y aunque visto desde fuera pueda parecerte una prueba algo «agresiva», tampoco debes preocuparte: en todo momento tienen controlado hasta qué régimen pueden subir las revoluciones, y el motor de tu coche no va a sufrir por ello.

Guardar en PDF o Imprimir

Para poder enviar comentarios debes ser usuario registrado.


Comentarios: